viernes, octubre 02, 2009

De tu olvido

Se te olvidó México la resistencia pacífica. Se te olvidó ser una oposición informada, inteligente, propositiva. Se te olvidaron los miles de jóvenes que un 2 de Octubre marcharon de manera pacífica hacia la plaza de las 3 culturas para encontrar la traición de Luis Echeverría que, para escapar del escrutinio internacional que las olimpiadas de México 68 le traerían a la inconformidad social. Se te olvidó la sangre que corría tan abundante y tan espesa sobre el suelo de Tlatelolco que los zapatos de lo que intentaban huir del ejército quienes los matarían o enviarían a un centro de concentración, se pegaban al piso retrasando su resguardo, su salvación.Ahora, tristemente, el 2 de octubre es el día de los "toquines" y borrachera. Es el día para que unos "anarquistas" agredan, rompan, rayen, tiren, quemen, golpeen, insulten y destruyan. Y qué experiencia tienen para llorar si se les intenta detener a estos delincuentes pues golpear a policías es válido pero que estos lo detengan es una ofensa a su derecho a manifestarse.
Gustavo Díaz Ordaz murió sin dar la cara por haber encubierto el asesinato de nuestros muchachos. Echeverría, el muy cínico, declara sonriente que lo volvería a hacer y aún no podemos hacer que se le aplique justicia.
Pero los granaderos que resguardan las manifestaciones en el DF, los que hoy, 41 años después, salieron de sus casas, dejaron a sus familias, tomaron sus escudos y se pararon ahí, a recibir insultos, golpes, palos y piedras, a ellos ¿qué culpas les cobran estos delincuentes?
Ay México, que poquita memoria tienes.
La que escribe le pide a Dios que tantos jóvenes no hayan muerto en vano.


2 comentarios:

Hector dijo...

Te felicito por tu nota Ale. Tienes coherencia y tu voz está llena de sentido común, eso que a mi país tanto le falta.

Te estaré leyendo

Saludos


Héctor Daniel

Ale dijo...

Gracias Hector Daniel. Hace tiempo que disfruto tus narraciones por lo que siento que esta es la continuación de una plática vieja.
Nos seguimos leyendo.

Saludos desde el puerto de Guaymas.