viernes, septiembre 26, 2008

La adolescencia de mi perro.

Hace un par de semanas mi perro empezó a manifestar un comportamiento al que solo puedo describir como adolescencia. A pesar de que se nota que comprende mejor las indicaciones que se le dan por que al momento hace caso, al dejarlo un par de minutos solo hace todo aquello que tiene prohibido. Cuando decidimos agregarle un miembro a esta familia hablamos sobre la educación que se le daría y decidimos entrenarlo solo con lo básico para que respetara nuestro espacio pero no perdiera su alegría y ganas de jugar. Vimos como el vecino que tenía un perro de la misma raza lo había militarizado y no dejaba que el perro si quiera volteara si no estaba autorizado. Este arreglo nos funcionó bastante bien el primer año y medio; el que entrara corriendo y saltando a la casa y se pusiera a jugar entre nuestros pies nos levantaba el ánimo. Ahora y debido a su mal comportamiento se la pasa regañado, así que entra con sigilo y se esconde debajo de los muebles. Y como si no hubiera suficientes moscas en la cocina resulta que por las noches le da por ponerse a ladrar privando a los de esta casa (y me imagino que a los de al lado también) de las preciadas horas de sueño. Si pudiera creo que se haría emo, es un adolecente atormentado, confundido y mal portado. ¡Mis pastillas! No estoy ni cerca de estar lista para ser madre. Ojalá y le pase rápido la adolescencia y se vuelva un adulto sereno, responsable y con sentido del humor.

4 comentarios:

Christian dijo...

Pensé que mi perro era defo, pero parece que eso es algo normal jeje.
Mi perro no me dejaba dormir a la noche :(. Eso me ayudaba cuando me tenía que quedar despierto para estudiar, porque entrecerraba los ojos y me despabilava. Y eso no le hacía ninguna gracia a los vecinos, ya que luego todos los canes empezaban a ladrar, aunque nadie sabía que era mi perro el que empezaba el barullo.
Le tuve que cambiar el horario, haciendolo cansar de día. Jugué casi todo un día con él, y así empezó a dormir de noche.

Muy lindo blog :)

Ale dijo...

Gracias mi estimado amigo futbolero por darte la vuelta a este blog mexicano lleno de las ideas que no quiero que se me queden atoradas en el cerebro. Y como bien dices parece que es más común de lo que pensamos que los perros entren en ésta etapa de confusión. Me alegra, pensé mi perro era raro por tener una dueña rara =P ¡Saludos!

Jules dijo...

Jajajaaj nooo! el Chuckles es adolescente! D:
.. Creo que al Hershey nunca le dio eso.. y te puedo decir que ahora que ya esta no-tan-joven, si se le nota lo maduro y sereno. Y creo que tiene buen sentido del humor tambien =O aunque es dificil decir. Es un perro =)

Ale dijo...

Lo que pasa es que como mi perro cree que es humano hasta a mi se me olvida a veces :P Y que suerte que el hershey no pasó por eso, creeme, es dificil. :S